sergio ramos pecharromán obra

«Agua»

El agua en movimiento juega con las formas de la naturaleza y la transforma en otra naturaleza subjetiva y particular.

Ese juego es mezclar, añadir o quitar formas, líneas, texturas y colores para conseguir mi propia armonía artística.

No persigo una finalidad deliberada sino que intento alcanzar una libertad creadora basada en la inspiración personal.

Provocar en el receptor o espectador el desconcierto y la duda, hacerlo recapacitar sobre lo que percibe para que su propia conciencia determine el significado personal y único de este enigma.

La obra cobra sentido y valor ante la mirada sincera y la reflexión del observador.

No es lo que yo pinto, es lo que a ti te parezca.